Portada > Proyectos > Transiciones y geopolítica en el mundo árabe

Transiciones y geopolítica en el mundo árabe

A la vez que en Oriente Medio y el Norte de África (MENA) se están produciendo importantes transformaciones políticas, el impacto de los países occidentales se ve mermado por la crisis económica, la reducción de los presupuestos destinados a la ayuda y la crisis interna de gobernanza en la UE.

Al mismo tiempo, el declive relativo del poder y la influencia de la UE y EEUU en la región se ha visto acelerado ante el ascenso de potencias medias emergentes y otros actores no occidentales. Europa necesita abordar de un modo crítico una serie de cuestiones fundamentales con respecto a su futuro rol, relevancia y eficacia en la región.

En un Oriente Medio en pleno proceso de cambio, las políticas nacionales y exteriores estarán cada vez más vinculadas. FRIDE –en colaboración con la organización holandesa para el desarrollo HIVOS y con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega– tiene como objetivo analizar las tendencias actuales en los cambios geopolíticos que están teniendo lugar en el área de MENA, así como su relación con las dinámicas internas de reforma. De este modo, se explorará el posible impacto de estos acontecimientos sobre el trabajo y la posición de los actores internacionales. Además, pretendemos identificar las oportunidades y los límites para que la UE, EEUU y las organizaciones de la sociedad civil apoyen ciertas tendencias.

Al vincular la geopolítica y las transiciones, y las dinámicas a nivel macro y micro que actualmente contribuyen a moldear el futuro de Oriente Medio, este proyecto aportará recomendaciones sobre el papel de los actores internacionales en la región.

El problema libio de Túnez

Por Kristina Kausch (30/12/2015) Policy Brief

Ante el alarmante caos en el mundo árabe, la comunidad internacional - erróneamente -  gusta de ver a Túnez como un asunto ya resuelto. Sin embargo, muchos factores regionales están afectando la transición tunecina. Algunos de los efectos colaterales más directos provienen de la inestabilidad en Libia. La permeabilidad de las fronteras, las leyes de las milicias, las divisiones tribales, la economía de contrabando y de guerra, el bazar de armas post-Gadafi, y el desarrollo de Libia como el eje principal del Estado Islámico/Daesh en África del Norte, están planteando muchos retos para la seguridad tunecina. Tras los tres atentados de este año – el 18 de marzo, el 26 de junio y el 24 de noviembre, respectivamente – diversas voces en Túnez rápidamente encontraron un nexo entre estos sucesos y la existencia de campos de entrenamientos y otras influencias en Libia. Al mismo tiempo, los libios, no quieren ser vistos como los responsables de los fallos de seguridad tunecinos. En materia económica, Túnez continúa bajo presión ya que la economía de Libia, uno de los principales socios comerciales de Túnez, ha declinado y sus ciudadanos han huido del país e inundan Túnez. ¿Hasta qué punto se puede extender la responsabilidad de los problemas tunecinos a los efectos colaterales de la situación en Libia? ¿Pone el conflicto de este país vecino en riesgo la transición del país?


Enemigo de conveniencia: la lucha de Irán contra Daesh

Por Behnam Ben Taleblu (22/12/2015) Policy Brief
Yeowatzaup/Flickr (CC BY 2.0)

Durante el pasado año, Oriente Medio ha sido testigo del florecimiento de un nuevo conflicto: el de la República Islámica de Irán contra Daesh. La campaña iraní para luchar contra Daesh se ha convertido en un instrumento con el que fortalecer su posición en Oriente Medio. Más que destruir al Daesh, lo que Teherán desea es debilitarlo, ya que esto permite defender a sus aliados en el Gobierno de Siria e Irak, a la vez que mantiene su influencia sobre ellos. Las medidas tomadas por Irán y los escasos resultados en el campo de batalla de sus milicias aliadas, plantean un gran dilema político para la coalición internacional contra Daesh.


Salafismo "silencioso" e "instigador" en Argelia

Por Anouar Boukhars (23/11/2015) Policy Brief
Omar DZ/Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

La ideología y el activismo salafista están apareciendo nuevamente como núcleo de la disputa social y controversia política en Argelia. Tradicionalmente, los salafistas "silenciosos" que se abstienen del mundo de la política han sido predominantes en el país, si bien nuevos predicadores con un enfoque más "instigador" están alzando la voz. El Estado se ha mostrado ambivalente frente a este incremento del salafismo aunque recientemente ha comenzado a adoptar algunas medidas para marginalizar su discurso radical. Sin embargo, contrarrestar el extremismo religioso requiere abordar el origen de la militancia - la parálisis política persistente y la falta de oportunidades.


Omán: el independiente

Por Ana Echagüe (29/10/2015) Policy Brief

La prioridad de Omán es asegurar un ambiente regional pacífico que no amenace su estabilidad interna. Con este propósito, ha tenido que mantener un delicado equilibrio entre las dos potencias antagonistas de la región, Irán y Arabia Saudí, aplicando en ocasiones políticas discordes con el consenso de los países Árabes del Golfo. Pero la estudiada neutralidad del Sultán de Qabús será difícil de mantener ante un contexto regional cambiante.


Salafismo tunecino: auge y caída de Ansar al-Sharia

Por Christine Petré (08/10/2015) Policy Brief
Aya Chebbi/Flickr (CC BY 2.0)

Los dos principales atentados terroristas de este año en Túnez, en la playa de Susa y en el museo del Bardo, demuestran que el proceso de democratización tunecino se ha visto afectado por el aumento de influencia que han adquirido los grupos yihadistas. Tras la revolución de 2011, Ansar al-Sharia Tunisia (AST) se convirtió en el grupo yihadista-salafista de mayor tamaño y con mayor influencia, aunque las enérgicas medidas que tomó el gobierno a partir de 2013 lo han reducido a la clandestinidad. Sin embargo, su desaparición puede animar a jóvenes tunecinos a alistarse en el Estado Islámico. Además, el surgimiento y la caída de AST subrayan la necesidad de equilibrar medidas de corto plazo contra el terrorismo con políticas de largo plazo orientadas a la juventud.


Geopolítica y democracia en Oriente Medio

Por Kristina Kausch (01/07/2015) Libro

La región de Oriente Medio y el Norte de África está pasando por una profunda reconfiguración geopolítica. Desde el comienzo de la primavera árabe en 2011, el área ha pasado de tener grandes esperanzas depositadas en la democratización a una espiral de fragmentación, inseguridad y fragilidad. La competición por hacerse con el poder y la influencia en el mundo árabe tiene cada vez más precedencia sobre el deseo de reforma política. En particular, aquellos Estados que dicen apoyar la democracia se enfrentan a dilemas irreconciliables, dado que buscan al mismo tiempo avanzar con sus intereses geopolíticos. Este nuevo libro de FRIDE esboza los perfiles geopolíticos y las políticas de seis potencias regionales clave (Arabia Saudí, Catar, Egipto, Irán, Israel y Turquía) y siete actores externos influyentes (Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Rusia, el Reino Unido y la Unión Europea) y examina cómo sus intereses geopolíticos están afectando las perspectivas de democracia a lo largo de Oriente Medio.


Irán en Oriente Medio: aprovechando el caos

BeeFortyTwo/Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Irán ha sido el país que mejor ha aprovechado el desorden actual en el que se encuentra Oriente Medio para expandir su influencia regional. Teherán lo ha llevado a cabo proporcionando apoyo político, militar y financiero a sus aliados y proxies en Bahréin Irak, Líbano, Siria y Yemen. Sin embargo, esta expansión de la influencia iraní tiene un coste. El haber apoyado principalmente a grupos chíies, por ejemplo, ha dañado su imagen como potencia panislámica en el mundo árabe, que es predominantemente suní. Asimismo, el régimen revolucionario de Teherán no parece dispuesto a atenuar su antipatía ideológica hacia EE UU y sus aliados en Oriente Medio. Es por ello que, a pesar del posible acuerdo nuclear, es poco probable que se vuelvan a normalizar los lazos con EE UU, a la vez que la relación con Arabia Saudí, su rival a nivel regional, podría deteriorarse aún más.


Objetivos contradictorios, recursos limitados: Rusia en Oriente Medio

Por Mark N. Katz (06/05/2015) Policy Brief

Rusia tiene varios intereses geopolíticos en Oriente Medio y el Norte de África. Entre ellos se encuentran: contener la influencia de Occidente; mantener un orden regional autoritario estable; contener el extremismo violento suní; revertir los acontecimientos regionales que provocan la reducción de los precios del petróleo a nivel mundial; y expandir la exportación de armas y otros bienes. Sin embargo, los intereses rusos son, en ocasiones, contradictorios. Por ejemplo, su deseo de contener la influencia occidental contrasta con el de contener las fuerzas radicales suníes, puesto que Europa y EE UU también comparten con Rusia este último objetivo. Además, Rusia no cuenta con muchos recursos para proteger su influencia en Oriente Medio, la primavera árabe acabó con o ha amenazado a algunos de sus aliados clave y muchos actores regionales –incluso los cercanos a Rusia– perjudican los objetivos geopolíticos de Moscú.


Ilusión versus realidad: el enfoque de Turquía hacia Oriente Medio y el Norte de África

Jorge Dalmau/Flickr (CC BY 2.0)

Turquía ha perdido su prometedora posición en Oriente Medio y el Norte de África. Desde las revueltas árabes de 2011, el Gobierno turco, movido por la ideología en lugar del pragmatismo, ha desperdiciado su capital geopolítico a nivel regional. Ankara perdió su apuesta a favor de los islamistas en los países árabes en transición, así como la credibilidad de su apoyo a la democracia. Ello ha reducido sustancialmente la influencia de Turquía en la región. En los próximos años, es probable que Ankara adopte una postura más tradicional y cercana a Estados Unidos, su aliado, a la vez que intenta restaurar sus relaciones con las potencias regionales clave.


En busca de la estabilidad: el enfoque de Israel hacia Oriente Medio

Por Benedetta Berti (16/03/2015) Policy Brief
Nick Thompson/Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Con el fin de impedir la expansión de la inestabilidad tras la primavera árabe en 2011 y mantener el estatus quo, Israel ha empleado políticas cautas y minimalistas hacia la región de Oriente Medio. Eso se debe, en parte, a las dudas del país acerca de las posibilidades de democratización en la zona. El Gobierno israelí ha intentado no involucrarse en las transiciones árabes, a la vez que ha intentado separar los acontecimientos regionales del conflicto palestino-israelí. Sin embargo, Israel sí ha intentado mantener sus relaciones con Egipto y Jordania y comparte algunas de las preocupaciones de los Estados del Golfo sobre el ascenso del Estado Islámico y la creciente influencia iraní por toda la región. Esta semana Israel celebra elecciones parlamentarias, pero independientemente del resultado, es más probable que la continuidad, y no el cambio, caracterice la estrategia general hacia Oriente Medio y el Norte de África del próximo Gobierno israelí. 


La encrucijada geopolítica de la UE en Oriente Medio

Por Richard Youngs (12/03/2015) Policy Brief
EEAS/Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

En la medida en que la violencia y la inestabilidad se expanden a lo largo de Oriente Medio y el Norte de África, la Unión Europea reconoce que sus políticas no han funcionado y ha decidido revisar su estrategia hacia sus vecinos. Muchos abogan por un enfoque europeo más geopolítico, a fin de proteger los intereses estratégicos de la Unión en la zona. Es necesario ajustar las políticas europeas a las complejidades geopolíticas de la zona, pero hay que tener cuidado para no centrarse excesivamente en la estabilidad en detrimento de la reforma política.


Empezar desde cero: EE UU en Oriente Medio

Por Ana Echagüe (23/01/2015) Policy Brief
The U.S. Army/Flickr (CC BY 2.0)

Las intervenciones militares de Estados Unidos en Irak y Siria para luchar contra el Estado Islámico han supuesto un retroceso para la política del presidente Obama. El presidente empezó su primer mandato con el claro propósito de acabar con diez años de intervención militar estadounidense en Oriente Medio y poner fin a lo que él consideraba un enfoque desproporcionado en la “guerra global contra el terror”. Pero ahora el presidente se encuentra envuelto en la guerra una vez más y vuelve a mirar la región a través del prisma del antiterrorismo.


Alemania en Oriente Medio

Por Kristina Kausch (16/01/2015) Policy Brief
Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel/Flickr ( CC BY-NC 2.0 )

La influencia política de Alemania en Oriente Medio y el Norte de África es limitada en muchos aspectos. Sin embargo, la influencia de Berlín sobre las posturas europeas, su estrecha alianza con Israel, sus buenas relaciones con Irán y su creciente asociación con los Estados del Golfo le otorgan cierto grado de influencia geopolítica. Mientras el estatus quo se deshace en Oriente Medio, el Estado miembro más fuerte de la UE debería desempeñar un papel más significativo.


Señales contradictorias: China en Oriente Medio

Por Kerry Brown (01/12/2014) Policy Brief
Prince Roy/Flickr (CC BY 2.0)

Los intereses de China en Oriente Medio siguen creciendo y la región se ha convertido en una parte integral de la Nueva Ruta de la Seda del Presidente Xi. Pero a pesar de su gran interés en los recursos energéticos de la región y su disposición para invertir los esfuerzos diplomáticos que sean necesarios para asegurarlos, China observa la compleja política de Oriente Medio con cautela. No obstante, la posición de China está cada vez más bajo presión y Pekín tendrá que responder económica y geopolíticamente a las nuevas dinámicas y las crecientes tensiones en la región.


Las mujeres tunecinas en la política

Por Nedra Cherif (21/11/2014) Policy Brief
Amine Ghrabi/Flickr (CC BY-NC 2.0)

Los excelentes resultados que lograron las mujeres en las elecciones legislativas celebradas en Túnez el 26 de octubre de 2014 (31 por ciento de los escaños en la Asamblea) representan un nuevo hito en la tradición modernista del país y confirman su posición pionera en el mundo árabe en materia de los derechos de las mujeres y su participación en la vida pública. Tras haber logrado superar y reconciliar sus diferencias culturales e ideológicas con una constitución que aumenta aún más sus derechos, el desafío ahora para las mujeres tunecinas consiste en convertir esa teoría jurídica en la práctica política.


Las distintas alianzas de Francia en Oriente Medio

Por Barah Mikaïl (11/11/2014) Policy Brief
F. de la Mure/MAEE/Flilckr (CC BY-NC-SA 2.0)

El enfoque de Francia hacia Oriente Medio es pragmático y se caracteriza tanto por la continuidad como por el cambio. Predominan los intereses económicos, energéticos y de seguridad y París está reforzando su presencia militar en la región para combatir la creciente amenaza yihadista. En este sentido, Francia prioriza la cooperación con Arabia Saudí y Argelia y trabaja en estrecha colaboración con Estados Unidos. Mientras que el principal objetivo de Francia es asegurar la estabilidad, su compromiso hacia la reforma democrática en la región es muy desigual.


La reaparición del Reino Unido en Oriente Medio

Por Edward Burke (15/10/2014) Policy Brief
Foreign & Commonwealth Office/Flickr (CC BY 2.0)

El enfoque del Reino Unido hacia Oriente Medio está motivado por intereses comerciales y de seguridad, incluyendo la energía y lucrativos mercados para sus exportaciones. Tras un largo período caracterizado por el declive de la influencia británica en la región, Londres ha mejorado sus vínculos con los Estados de la zona, sobre todo con los países del Golfo, donde goza de mejores relaciones políticas, económicas y de seguridad que cualquier otro Estado europeo. Tras apoyar las revueltas árabes, el Reino Unido ha vuelto a seguir un enfoque más cauto con vistas a preservar las buenas relaciones con importantes actores estratégicos en el área.


Proactiva aunque vulnerable: la política exterior de Qatar y Arabia Saudita

Sam Agnew/Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

La primavera árabe ofreció a Qatar y a Arabia Saudita la oportunidad de aumentar su visibilidad a nivel internacional e influir sobre los acontecimientos en Oriente Medio y el Norte de África. Ambos trataron de hacer valer sus intereses a través de políticas exteriores proactivas, aunque a menudo divergentes, dirigidas a expandir su influencia, neutralizar a sus opositores y proteger a sus respectivos regímenes de la inestabilidad política. Sin embargo, tres años después, sus esfuerzos han obtenido pocos resultados y, de manera diferente, ambos se sienten más vulnerables debido a la creciente incertidumbre política y al deterioro de la seguridad en toda la región. Como consecuencia, es probable que Qatar y Arabia Saudita vuelvan a adoptar unas políticas exteriores más cautelosas.


Los islamistas marroquíes: ¿contracorriente?

Por Anouar Boukhars (06/06/2014) Policy Brief
World Economic Forum/Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Como sus homólogos en Egipto y en Túnez, los islamistas del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) en Marruecos aprovecharon la ola de protestas populares en 2011 para convertirse en el partido mayoritario en el parlamento. Además, al contrario de los islamistas en otros lugares, el PJD ha conseguido ir contracorriente y ha logrado mantenerse en el poder. Atrapado en una larga y agotadora transición hacia la democracia, el PJD no tiene más opción que negociar, hacer concesiones y reasegurar constantemente a la monarquía de que no supone una amenaza para sus intereses. Hasta el momento, el partido parece haber logrado mantener su cohesión y ventaja sobre la oposición política, pero aún queda por delante la parte más difícil de la transición democrática.


¿La última guerra? Las relaciones cívico-militares en Egipto

Jonathan Rashad/Flickr

El dominio del ejército en la política egipcia está perjudicando la transición hacia la democracia. Mientras tanto, es muy probable que Abdelfatah Al-Sisi, ex jefe de las Fuerzas Armadas del país, gane las próximas elecciones presidenciales previstas para finales de mayo. El próximo presidente debería aprovechar la oportunidad para cambiar el enfoque actual del ejército basado en preservar las instituciones estatales para permitir la reforma y crear un mayor espacio para nuevos actores políticos.


Cómo evitar la fragmentación de Irak

Por Barah Mikaïl (24/04/2014) Policy Brief
James Gordon/Flickr (CC BY-NC 2.0)

En vísperas de las próximas elecciones parlamentarias en Irak previstas para el 30 de abril, las divisiones políticas y sectarias, la mala gobernanza y los ataques terroristas siguen aumentando la inestabilidad del país. A pesar de los diversos obstáculos políticos, avanzar hacia la descentralización podría ser la mejor manera de prevenir una mayor desestabilización y preservar la unidad de Irak.


¿Verdad y reconciliación? Justicia transicional en Egipto, Libia y Túnez

Por Moataz El Fegiery (28/03/2014) Policy Brief
Michael Coghlan/Flickr

La justicia transicional es una prioridad urgente en los Estados árabes posrevolucionarios. Los Estados posrevolucionarios de Túnez, Egipto y Libia aún deben emprender adecuadamente procesos inclusivos de justicia transicional para abordar los abusos de los derechos humanos del pasado y las profundas divisiones causadas por transiciones políticas turbulentas, abriendo así el camino a la reconciliación nacional. Hasta ahora los resultados han sido mixtos. Mientras que Túnez ha registrado algunos avances, Egipto y Libia van muy por detrás.


La participación china en la economía de Oriente Medio y el Norte de África

Por Ted Liu (20/01/2014) Policy Brief
[John]/Flickr (CC BY-NC 2.0)

Durante la última década, China ha ido aumentando su participación económica en Oriente Medio y el Norte de África (MENA), pasando de una dependencia del comercio energético a un compromiso comercial mucho más amplio. Con su estrategia de "globalizarse" como receta para el crecimiento, Pekín se volvió más activa diplomáticamente con el fin de promover sus intereses en la región. A su vez, dada la creciente presencia de China, algunos países de la región MENA ven a Pekín como un socio adicional a los vínculos tradicionales de la región con los EE.UU. y Europa.


El Golfo se globaliza: el creciente papel de los países del Golfo en Oriente Medio y el Norte de África y más allá

ISSA/Flickr (CC BY-NC 2.0)

Tras casi cuatro años desde el comienzo de las revueltas en Oriente Medio y el Norte de África, cada vez más los países del Golfo son capaces de influir en los procesos de cambio de la región. Si bien es difícil encontrar un denominador común, los actores internacionales tendrán que escuchar y adaptarse a las opiniones de los Estados del Golfo e intentar encontrar formas de cooperar.


Democracia e islamistas: ¿próximos pasos?

Maggie Osama/Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Según este Policy Brief, en Oriente Medio ya no se puede concebir la democracia sin los islamistas. Su exclusión pondría en tela de juicio la legitimidad y la sostenibilidad de todo el proceso democrático. No obstante, simplemente levantar las barreras a la inclusión no es suficiente para paliar los déficits democráticos de la región. Hace falta revisar las estructuras socioeconómicas, ampliar la participación e implementar procesos integrales de justicia transicional que puedan otorgar legitimidad a los sistemas políticos emergentes.


Irán y Occidente: más allá del acuerdo nuclear

EEAS (Creative Commons BY NC ND)

El acuerdo nuclear interino con Irán podría abrir paso a mejores relaciones con Irán, pero también podría acarrear nuevos problemas. Mientras que es clave manejar las expectativas en torno a la reforma interna y la cooperación regional, sí existen verdaderas oportunidades para consolidar una mejor relación con Teherán.


¿El resurgimiento de al-Qaeda en el Norte de África?

Magharebia/Flickr

La intervención francesa en el norte de Mali en enero de 2013 ha asestado un duro golpe a la capacidad militar de organizaciones militantes como Al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQIM), ha perjudicado sus capacidades organizativas y ha destruido muchos de sus santuarios. Pero a la vez que los extremistas son derrotados en una zona, surgen nuevos puntos álgidos de confrontación. AQIM está intentando cambiar de rumbo, enfocándose menos en convertirse en la cara de la militancia local en el Norte de África y más en influir furtivamente sobre organizaciones militantes locales sin llegar a dominarlas.


Refugiados en Oriente Medio y el norte de África

Por Barah Mikaïl (29/07/2013) Policy Brief
Kodak Agfa/Flickr

El número de refugiados y desplazados internos en Oriente Medio y el norte de África ha aumentado de manera considerable tras la primavera árabe. El problema requiere tanto soluciones humanitarias como políticas.


El dilema de Europa en el Golfo

Por Ana Echagüe (21/06/2013) Policy Brief

En el momento álgido de influencia de los países del Golfo tanto en materia de finanzas como en política regional, Europa se enfrenta al dilema de cómo encauzar las relaciones con los regímenes en el poder sin alentar sus políticas reaccionarias hacia la reforma interna.


La revuelta en Siria: sectarismo, regionalización y el orden estatal en el Levante

Freedom House/Flickr

La revolución siria ha entrado en su tercer año. Los riesgos para la estabilidad regional están aumentando. La violencia se ha extendido desde Siria hacia los países vecinos y desde la región hacia la propia Siria. Este documento analiza las implicaciones de la regionalización del conflicto sirio y los desafíos que supone para la estabilidad del orden estatal post-otomano en el Levante.


De las prisiones a palacio: los retos y las respuestas de la Hermandad Musulmana tras la revolución en Egipto

Durante años, la Hermandad Musulmana se ha centrado en la identidad musulmana con el fin de asegurar la unidad de la organización, prestando poca atención a las cuestiones políticas. Tras la revolución, ¿servirán las respuestas del grupo a los desafíos de poder para mantener la estabilidad y el éxito de la organización?


En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.

Aceptar

Dear Friends and Colleagues,

FRIDE ceased its think tank activities on 31st December 2015 for economic reasons. The Board of Trustees had to take this difficult decision since, despite many efforts to diversify its funding sources, FRIDE cannot sustain its think tank operations with a view to 2016 and beyond.

Established in 1999, FRIDE has made a major contribution to shape debate on Europe’s external activities in an increasingly challenging international environment. It has covered issues ranging from democracy and human rights to sustainable development, new approaches to multilateral cooperation and security affairs. FRIDE’s long-standing focus on the extended neighbourhood of the European Union proves today all the more relevant given widespread turbulence in the region. FRIDE’s emphasis on the importance of the values framing Europe’s external activities is central to current political debates in Europe and beyond. This shows the need for continued engagement in the pursuit of a common European foreign policy that is both effective and informed by the core values of European integration.

The Board wishes to thank Diego Hidalgo, FRIDE’s founder, for his tireless commitment and very generous support for many years. The Board also wishes to thank FRIDE’s dedicated staff, the members of the Board and the Advisory Committee for their contribution in making FRIDE one of the top foreign policy think tanks in Europe. We are very grateful to all those who have supported FRIDE’s work and projects over the years and we thank the many partners from all parts of the world who have worked with FRIDE on joint initiatives. We hope that FRIDE’s extensive input to the debate on Europe in the world will continue to inform thinking and action at a very critical time for Europe’s future.

The President of the Board


FRIDE cesó sus actividades como think tank el 31 de diciembre de 2015 por razones económicas. El Patronato tuvo que adoptar esta difícil decisión dado que, a pesar de los intensos esfuerzos realizados para diversificar sus fuentes de financiación, FRIDE no puede sostener sus operaciones como think tank a partir de 2016.

Establecido en 1999, FRIDE ha realizado una gran contribución al debate sobre las actividades exteriores de Europa en un ambiente internacional cada vez más complejo. Ha trabajado en temas que van desde la democracia y los derechos humanos al desarrollo sostenible, los nuevos enfoques en la cooperación multilateral y las cuestiones de seguridad. La atención prestada por FRIDE a la vecindad extendida de la Unión Europea durante mucho tiempo prueba ser hoy aún más relevante debido a la turbulencia que azota a la región. El énfasis de FRIDE en la importancia de los valores que enmarcan las actividades exteriores europeas es central en los debates en Europa y más allá. Esto muestra la necesidad de un compromiso continuo con la búsqueda de una política exterior europea común que sea eficaz y esté basada en los principios fundamentales de la integración europea.

El Patronato desea agradecer a Diego Hidalgo, fundador de FRIDE, por su incansable compromiso y muy generoso apoyo a lo largo de tantos años. También quiere expresar su gratitud a la dedicada plantilla, a los propios miembros del Patronato y del Comité Asesor por sus contribuciones para hacer de FRIDE uno de los principales think tanks de Europa en cuestiones de política exterior. Estamos muy agradecidos con todos aquellos que han apoyado el trabajo y los proyectos de FRIDE a través de los años y también damos las gracias a los numerosos socios de todas partes del mundo que han colaborado con FRIDE en iniciativas conjuntas. Esperamos que las extensas aportaciones de FRIDE al debate sobre Europa en el mundo continuará informando el pensamiento y la acción en un momento muy crítico para el futuro de Europa.

El Presidente del Patronato

Close / Cerrar